Putas y mermelada

Una idea grandiosa para vuestros glamurosos paladares pasaría por combinar una chica con tipazo diez y ricas mermeladas. Indudablemente, conseguirá un festín esplendoroso. Primero prueben los gustos más populares: fresa, melocotón, ciruela o albaricoque. Si van en un plan estilo gourmet, algunos sabores selectos de las mermeladas son tomate, naranja amarga, cerezas, piña, manzana, pera, sandía, melón, uvas, plátano, arándanos, mango, higos o moras.

Como puede comprobar existe un surtido importante, pero aún puede descubrir muchos más visitando los supermercados o tiendas especializadas en este dulcísimo producto. Untarán con mucho detenimiento el color rojizo de la mermelada de fresa sobre los pechos, pezones y otras zonas del cuerpo de una escort. Su gusto dulce y aroma atrayente, le incitará a acercarse con más ímpetu hacia la bella anatomía de las chicas de compañía.

Eche un polvazo bravío donde el frenesí perdure mucho tiempo y su punto cumbre sea un orgasmo de impresión. El sabor, el olor y la libido se mezclarán para dar buena marcha a todo un señor folleteo. Si se orienta por el sexo tántrico, las escorts asiáticas saben un montonazo sobre este tema. Así que, aprenda con ellas como voluntario pasivo y tiéndase en una camilla en una actitud plenamente relax.

Una escort Alicante le hará una paja cubana muy rica y a base de mover sus buenos tetones con mucha energía. No parará hasta llegar a un clímax digno del mayor espectáculo porno. Una o más copas de vino o champán (lo dejamos al gusto del buen consumidor) os propiciará un puntito ideal de desinhibición.

Ya va siendo hora de darse un auténtico homenaje sexual, y va a ser con un pibonazo de escort con el que se maravillará. Inicialmente, os sentaréis en un sofá con besitos apasionados y agradables caricias. Para terminar la chica se colocará de rodillas con la ingeniosa intención de ser follada.