POSTRES CON FORMAS SEXUALES

En algunos banquetes pornográficos se ofrecen postres con forma de genitales masculinos o femeninos, pechos de mujer o glúteos. Comiendo estos manjares relativos al sexo será un estupendo anticipo a todo lo que vendrá posteriormente. Es un primer plato en el que irá saboreando las formas de un delicioso coño con un sabor dulcísimo.

También hay un riquísimo pastel donde se puede visualizar una pareja follando. Usted y la escort se lo pueden ir comiendo tranquilamente. Después, y en la intimidad de la habitación, se comerá sexualmente a la escort ja,ja,ja. Hay tartas que simulan el trasero de una mujer. Meta su cara en una de éstas para ir practicando ja, ja, ja.

Ahora, centrémonos en el pastel cuya figura es una polla y sus buenas pelotas, ¿Qué pasará? Una escort lo engullirá rápidamente. Ya se puede imaginar lo que puede hacer con sus partes nobles. El postre final será una enorme tarta sorpresa. En ésta se mostrarán unos hermosos pechos de donde afloran unos puntiagudos pezones.

Acabada la fiesta pastelera, ¡a una habitación y recrear su propia versión de lo visto! Aquí tendrán lugar las posiciones más placenteras del kamasutra. Más tarde, un francés natural recordando el manjar que golosamente comió la escort.

Los masajes relax le pueden ir ayudando a digerir mejor los postres. Luego, su cuerpo se recompondrá. Acto seguido, le vendrán unas sensacionales ganas del mete y saca. Una buena cama y un formidable colchón, y ¡que empiece la acción y la emoción sexual!

Lanzamos la pregunta, ¿seréis capaces de daros placer mutuo? Seguro que sí. Un posible plan excelente: una paja súper excitante, una buena garganta profunda, y al final, un animado buen polvo. Las escorts se conocen las partes más sensibles del pene y los testículos. Ponlas a pruebas, caliéntalas como un fogón y comprobará su valía sexual.