Las escorts como folla-amigas

El papel que desempeña una escort puede cumplir las mejores expectativas de una auténtica follamiga. Ellas poseen un nivel en habilidades sociales y sexuales muy alto. Se desenvuelven con gran soltura para las felaciones, las penetraciones genitales o anales y los masajes eróticos. Las putas follamigas tienen un trato de novia muy amistoso. Sus cuerpos son asombrosamente bellos y sus miradas dulces le seducirán desde el primer instante.

Elija la actitud que tomarán en la cama, o sea, ¿Quién tomará la iniciativa? ¿Quiere decidir y dominar o ser dominado y recibir instrucciones? Como buenos follamigos que sois, saldréis junto a divertiros: fiestas, bares, pubs, restaurantes o parque de atracciones.

También, ver una espectacular película en una butaca súper confortable en las mejores salas de cine de una ciudad o pueblo. Que tenga una buena sonoridad y alta calidad de imagen. Os sentáis en dos sillones contiguos donde poder besaros, acariciaros y meteros mano un poquito. Hay que animar la situación y encenderos como dos bengalas, nunca apagados. Si la puta cines no lleva ropa interior será su día de suerte.

Hacer lo que más os apetezca: salir a tomaros unas cañas, un helado, una hamburguesa o pizza. Hospedaros en una casa rural para estar en contacto con la naturaleza. En una habitación de hotel para desfogarse sexualmente y realizar virguerías sexuales. Es decir, todo aquello que pensó hacer alguna vez sobre temas de sexo.

¿Qué servicio sexual más le gusta? Kamasutra, ducha erótica, beso blanco o masaje relajante. Podrá optar por un extenso abanico de posibilidades en cuanto a prácticas de sexo o situaciones para divertirse. Es como una amiga que puede contarle sus intimidades amorosas y sexuales más apasionadas. Formaréis una buena combinación para follar y practicar sexo oral. Asimismo, masajes anales o de reflexología, o bien, juegos sexuales con diversos juguetes eróticos.