Gelatinas y flanes sobre el cuerpo

Jugar con la comida y el sexo siempre es divertido y morboso. Pégale bocaditos a una gelatina o flan hasta llegar a la superficie de la piel para chuparla. Entre las gelatinas más conocidas existen las de fresa, limón, naranja, frambuesa, plátano o kiwi. Elija su sabor favorito, y también, a una escort que le impacte muy hondo en su estimulación sexual.

Los flanes poseen una selecta variedad. Los más comunes son de vainilla o huevo. Algunos de estilo gourmet están elaborados con café, naranja o chocolates. Gran parte de ellos tiene como ingrediente el caramelo. Otros, son pequeños y blandos, y se puede comer a sorbos. Esto hace aumentar la morbosidad previa a una práctica sexual, como es una felación o un polvazo calentorro.

Recorrer un cuerpo cubierto de gelatinas y flanes endulzará su paladar. Además, incrementará las ganas de echar un polvo muy sabrosón y nunca mejor dicho. Conjugamos dos placeres en la vida: la comida y el sexo. Dos combinaciones explosivas para que nos suba la libido y pasarlo bomba para follar. Conviértase en un Sex Bomb con las escorts, ellas le allanarán el camino para conseguirlo.

Primero, una chica escort se come o absorbe todas las gelatinas o flanes. Luego, le chupará o lamerá su excitadísima polla. Empezando por sus tentadores huevos y terminando por el tronco y la punta del pene. En ese momento, comenzarán los masajes glanderianos que le volverán loco de placer puro y duro. Los dedos de una masajista escort le “electrificarán” de estimulación sexual.

Ya puestos en faena buscaréis las mejores poses del kamasutra hasta dar con las más propensas al orgasmo. Unos masajitos en los pies para liberar tensiones o relajar el cuerpo seguro que le vendría ideal. Termine la jornada complementando sus folladas con placenteros juguetes eróticos.