Fustas y latigos y golpes

Dentro de las prácticas sadomasoquistas se utilizan algunos objetos de castigo. Lo más conocidos o comunes son las fustas o látigos. Son flexibles y sus golpes levantan un dolor excitador muy bien aceptado por los esclavos/as del sexo.

Aunque en ese momento sienten un dolor difícil de soportar, también se pueden estimular con una evidente erección. Sobre todo, cuantos más fuertes sean sus golpes o su número de veces. Primero, se someterá a una primera sesión de azotes con las manos y en diferentes partes de su cuerpo. Con muchas más frecuencia en las nalgas o glúteos.

Luego, vendrán las pegadas suaves con la fusta en el culo, pecho, pies, piernas, e incluso, genitales. El ritmo se  incrementará en cuanto a su velocidad, así como su número de azotes. Las chicas de Masionx irán viendo su nivel de placer y su capacidad de aguante.

El castigo sexual está pactado entre los dos, controlado perfectamente y con sus correspondientes limitaciones. Las escorts siempre hacen uso del sentido común. No van más allá de crear secuelas irreversibles. Lo verdadero de todo esto es obtener el mayor placer posible. Y que hombres como usted queden sobradamente complacidos.

Después de los golpes, azotes y demás agresiones físicas, tendrán lugar las folladitas con su preciosa polla tiesa. Las posiciones del kamasutra que prefiera y más rendimiento saque a su verga. Una eficiente palmada en sus huevazos puede sacarle de su letargo sexual. Ésta, le provocará una reacción en la que se sentirá con muchas ganas de pajear su pija.

También, un masaje en el ano con los dedos de las escorts y una excelente lubricación. Que ella profundice bien adentro del culo, y removiendo los dedos acertadamente y en condiciones idóneas. Para acabar un maravilloso strap on que le vendrá extraordinario para sacar su máximo estímulo anal.