En Coimbra con putas

Es una ciudad del centro de Portugal y por donde pasa el río Mondego. En ella, podrán caminar por calles estrechas, ver arcos medievales y hallazgos arquitectónicos como son el acueducto romano y el Criptopórtico. Entren a ver la Catedral Vieja y Nueva de Coímbra, el Monasterio de Santa Cruz o Santa Clara-a-Velha y Conímbriga (antigua ciudad romana).

Más tarde, relajaros en un restaurante de hotel comiendo y bebiendo lo que mejor os apetezca. En invierno una sopa o caldo caliente bien sabroso como preliminar de un gran polvazo. Luego, os retiraréis para una habitación y follaréis increíblemente. El  lema de una puta ibérica es follar duro hasta el cansancio, y saciar completamente la estimulación sexual con un final orgásmico.

Una joven escort portuguesa se meterá en la cama, junto con usted, para calentarla un duro día de invierno. A continuación, usted palpará con sus manos sus carnosos pechos, trasmitiéndole una sensación fuera de serie. Se deleitará con ello cuanto tiempo quiera y se hartará de una tremenda mujerona escort.

Con su coño palpitante y que arde en ganas de sexo, su falo, duro y largo, se insertará en repetidas veces hasta conseguir una corrida genial. La follada tendrá un claro componente de resistencia porque se trata de alcanzar una constante durabilidad. Siguiendo estos pasos, el clímax es una garantía para ambos.

Gozaréis del sexo como dos chicos jóvenes con un calentón incontenible. Las señoritas de compañía, como mujeres precavidas, portan en su maleta o bolso preservativos de alta calidad y gran eficacia. Todo se avecina con una gran fiesta del sexo, que no faltará ni un solo detalle.

Para alegraros aún más la vida, seguro que os apetecerá disfrazaros. Llevaréis puesto un gorrito y lanzaréis, serpentinas o papelitos de colores, en medio de un polvo súper gozoso. Haga del sexo una diversión sin tregua, donde el recuerdo de lo entrañable perdure para siempre.