Columpios sexuales

Los columpios sexuales nos permiten una estupenda movilidad en nuestros cuerpos. También, posicionarnos en las posturas que nos resulten más cómodas y placenteras. Normalmente, están elaborados de un material acolchado y suave que no lastima nuestro cuerpo. Generalmente, de nylon o piel.

Mediante éstos podemos conseguir multitud de posturas en el sexo. Podríamos nombrar muchas, pero es mejor buscar las más apropiadas. Por ejemplo, una en la pueda ver una visión completa y clara de una vagina, pene o ano. O bien, que la chica o chico se coloque boca arriba, boca abajo o sentado. En definitiva, encontrar el punto o situación que nos provoque más estimulación sexual.

Tendrán que ir investigando el asuntillo hasta llegar al impacto total, ja, ja, ja. Las escorts o putas españolas le ayudarán gratamente a conseguir sus sueños fantasiosos sobre sexo. Es el juego favorito de las chicas photoescorts y da mucho dinamismo para buscar el máximo estímulo carnal. Se consiguen ubicaciones del cuerpo inéditas y súper excitantes visualmente.

Un columpio de sexo es muy versátil y hallará algunas posiciones corporales no posibles sin éste. Un chico puede estar penetrando a una escort Valencia mientras juega con sus pechos y clítoris.

Un columpio erótico de estas características se puede instalar en casa con mucha facilidad. Su ventaja más importante es que no cargará con el peso de su pareja mientras follan. En la postura del “abrazo” un hombre de pie carga con una mujer mientras la penetra. En ésta se requiere fuerza y destreza. Gracias al columpio no tiene que tomar el peso de la chica. Así que, claramente, olvídese de posibles lumbalgias o lesiones en la espalda.

Con este juguete sexual, que le creará mucha adicción, podrá estirar y abrir las piernas sin ejercer fuerza. Además, le permite la oportunidad de moverse suspendido/a en el aire mientras practica sexo.

Existen tres tipos importantes de columpios: lo que se cuelgan del techo, los que se instalan en la puerta o los que forman parte de un arnés y ajustables al cuerpo. Algunos poseen correas que rodean la espalda, zona lumbar, glúteos, piernas, manos o tobillos. La cuestión es aumentar vuestras posibilidades de echar un buen polvo.