Centros Comerciales

Un día en un Centro Comercial es algo maravilloso. Si fuera llueve, nos podremos refugiar dentro. Si hace mucho frío, en el interior hay calefacción. Con calor sofocante el aire acondicionado nos refrescará el cuerpo. Además, disponen de muchos servicios o establecimientos: supermercados, tiendas de ropa, bares de tapas, restaurantes o tiendas de móviles.

La pregunta sería ¿Qué os apetece? Una hamburguesa, una pizza, un bocadillo, o quizá comida asiática. Podéis elegir dentro de una gran variedad de alimentos. Si queréis ver una peli en un multicines hay muchas posibilidades de encontrarlo. En cada sala proyectan una peli, así que podréis escoger entre varias. Si veis algún restaurante italiano, mexicano o árabe entrar y probar su deliciosa comida.

En este preámbulo de amor tendrá la oportunidad de besar y tocar a una chica súper caliente y con muchas ganas de follar. Cuando llegue el momento os retirareis a un apartamento o habitación de hotel. Allí, fluirá toda vuestra pasión más brutal para un sexo bestial. Las escorts se ponen muy perracas y no quieren que las dejen a medias o con ganas de folleteo. Además, quieren que demuestre toda su capacidad para hacerlas correrse de puritito gusto.

Si después de pasar un largo rato de fiesta del “dale que te pego duro”, podéis volver al Centro Comercial. Una vez allí, comprar condones de sabores y colores, y si veis algún sex-shop en su interior o cerca, no estaría nada mal comprar algún juguetito erótico. Las buenas fiestas hay que ambientarlas y si tenemos a mano un consolador, vibrador o plug, mucho mejor.

Cuando dos personas se compenetran y existe el llamado en inglés feeling (sensación), todo resulta mucho más fácil. El trayecto hacia el hotel es lo más apasionante, o sea, tendréis mucho calentón porque ambos pensareis en el impacto. Masturbaciones, masajes sexuales, francés natural, kamasutra o griego serán algunas de las grandes proezas que sobre sexo se topará.